Decora tu hogar: Porta macetero


¡Hola a todos!

Hoy os queremos mostrar nuestro último trabajo de restauración. En esta ocasión se trata de un porta macetero clásico de hierro forjado con cuerpo de espiral,  brazos curvos y porta macetas de aro.
Esta preciosa pieza nos llegó abatida por la inclemencia del tiempo y el clima. No nos ocurrió en este caso, pero si conseguimos una hermosa pieza de metal y ha sufrido el ataque del óxido, antes de pintarla o hacer cualquier cosa con ella debemos eliminarlo de raíz, pues sino nuestra decoración podría descascarillarse o simplemente no fijarse y tono nuestro trabajo sería el balde. Además de que el óxido seguiría corroyendo nuestra pieza y podría llegar a un punto de no recuperación. 
Pero como he comentado hace unos minutos nosotros no tuvimos que combatir óxido ya que, aunque se viera sucia y estropeada había sido tratada con buenos productos y había resistido estoicamente.
Lo primero, antes de comenzar con su restauración, buscamos el lugar donde íbamos a ponerlo. Se trata de una entrada a la calle, luminosa, junto a puertas blancas y de cristal con una cortina beige tras ellas. El suelo, de un color madera claro también ofrece colores neutros por lo que decidimos darle un fogonazo de color.
Elegimos sin dudas un tono rojo bermellón, a juego con las flores bordadas de las cortinas, que cubrirían toda la estructura. Siempre hay que escoger pinturas de calidad, pues de esta manera nuestro trabajo se verá recompensado no solo en el acabado sino en la durabilidad de su buen estado. 
Para contrastar el color vivo de la estructura hemos elegido tonos base para los maceteros, limpio y con base perforada.
Por último la elección de flores, aquí ya podemos dejar decidir a nuestro capricho, flores grandes, pequeños, plantas solo de hojas, altas, bajas...a placer. 
Esperamos que os guste y lo pongáis en practica muy pronto

¡Feliz día!

 


No hay comentarios:

Publicar un comentario